domingo, junio 27, 2004

 

Domingos Sagrados de Tábaco , Pasteles y Otras Maravillas.

Como casi todos los domingos, parto implacablemente con mis hermanas a visitar a mi abuela. Aunque casi siempre termino arrepentido de haber comido tanto, esta instancia dominical es una de las cosas que le agradezco a la vida.

Hoy, luego de almorzar con mi familia, mi hermana Magdalena me pidió que actuara para un corto que está haciendo para la Universidad. Obviamente no me negué. Además tome el asunto como herramienta para lograr vencer el pánico que las cámaras me producen.

Sorpresa! La exigente y perfeccionista de mi hermana determina que las 6 o 7 escenas en las que aparezco, actúo demasiado bien. Uff, que horror, ahora mi mente dispersa me dice que estudie teatro. Pero no. No puedo. Lo más lógico es que termine mi carrera de periodismo y pueda retomar mi vida.

Bueno, pero lo importante de este 'post' es referirme a la reunión que organiza mi abuela Mónica ( Abuela Ponga ) para reunir a sus hijos, nietos, yernos, nueras y cuñados. Es realmente algo impresionante. Ni el más mínimo detalle se le va a la señora.

En la mesa del comedor hay bandejas solo con los canapés que más nos gustan: de camarones y de pavo con almendras. Obviamente bebidas, jugos, aguas minerales, y tragos más fuertes para aquellos quieran terminar bien la semana.

Dulcesitos chilenos creo que de Montolín, demasiado ricos, frescos, son los primeros en ir desapareciendo.

Mi abuela sale muy poco de su casa. Realmente poco, ya que además de estar operada de la cadera, siempre ha tenido fobia a los tumultos y prefiere estar en su casa. Entonces es doble gracia el que ella todos los domingos parta religiosamente a las mejores Pastelerías y Panaderías para elegir personalmente lo que nos va a dar.

Como fumadora compulsiva que es, y de la tendencia que las mujeres fumadoras no canalizan sus rabias en los maridos ( así lo cree pues hace algunos años atrás en una reunión de amigas y parientes de la tercera edad, descubrió que las que no fumaban eran todas viudas). Entonces hay una bandeja con Belmont Lights, toda clase de Kent y Viceroy en sus distintas versiones: son los cigarros que fuman sus nietos.

La reunión generalmente dura de 18:00 a 22:00, es decir unas cuatro horas. Esto me ha enseñado que lo importante no es el tiempo si no la calidad. Ya que esta querida anciana pasa casi toda su semana en soledad, pero en estas pocas horas es el alma de la familia. La que mas echa bromas y provoca risas, con sus comentarios tan particulares.

Increiblemente la Abuela Ponga, sabe absolutamente todo lo que pasa en Santiago. Esto se debe a sus enormes sesiones teléfonicas, y es informada de las últimas copuchas y novedades por sus hermanas e hijas.

Ella tiene 83 años. Físicamente tal vez los represente. Pero puedo asegurar que es una de las mujeres más bellas que he conocido. Y poseedora de una inteligencia impresionante, de una creatividad avallasadora, de una generosidad sin límites. Es la fiel representante de la gran mujer. Especie en extinción en nuestros días. No necesita ir a una comida o un matrimonio para estar elegante, porque ella siempre lo está . Fue criada así y así se irá de este mundo.

Definitivamente me siento afortunado de tener una abuela así. Gracias a ella he podido entender qué es la verdadera clase. Qué es el orgullo por el país, el amor por la familia, el desapego a las cosas materiales.

Gracias a ella puedo comprender que la parafernalia farandulera perdida en los programas de televisión y en las revistas, es simplemente para llenar un vacío que tienen la mayoría de los consumidores .

Si tuviera que resumir en pocas palabras qué es lo que he aprendido de ella es el humanismo en su mayor potencia. El amor por los más cercanos, la caridad, la bondad, la verdadera belleza.

Te veo abuela querida, como siempre. En tu salita con la televisíón prendida. Llena de retratos de tus más queridos. Vivos y muertos. Fumándote tan solo un tercio del Kent 1, el cenicero lleno y humeante. Tejiendo cojines o leyendo el último libro de Larry Collins & Dominique Lapierre. Hablando por teléfono con tus hermanas adoradas.

Preocupada de tus nietos y de la habitación vacía del Tata Hugo, que está tal como la dejó hace ya 5 años.

Gracias abuela por enseñarme que el Domingo sí es un Día Sagrado.

Comments:
Raimundo,
Encontre alucinante este texto. Porfavor escribe más seguido, me impresione con el talento que escribes. Hasta el momento este texto es mi favorito. Quizás tus poesias tambien deberias ponerlas en este sitio?

abrazos,

leo
 
raimundo te comunico q yo estoy en una situacion parecida anda mas q a mi no me mandaron a rehabilitarme JAJAJAJAJJA salame... yo sigo en la mia fumando faso y tomando merca... vos un bobo por eso no podes seguir haciendo... encima te haces el rescatado... estas igual q antes yo te conosco y se q seguis en la misma...
bueno te dejo
mucha suerte con el enfermero ese q me contaste pedaso de bala jajaj
juan carlos
 
Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?

adopt your own virtual pet!